Sobre la obediencia en el perro

obediencia en el perroUn perro desobediente y maleducado se convertirá muy pronto en una molestia para usted y sus invitados. Por lo tanto, es imprescindible un mínimo de disciplina. Un «¡no!» seco, decidido y firme será la primera lección y la primera palabra de mando que deberá aprender su cachorro desde el principio de la vida en común. Grite «¡no!» cuando haga las necesidades donde no debe, si mordisquea un zapato, una colcha o un mueble, si se sube a los sillones, si pone las patas en la mesa, etc. La orden «¡no!» debe quedarle bien clara a su cachorro. No dude, si es necesario, en utilizar un tono severo de enfado y en darle unos golpecitos en el hocico si lo encuentra «con las manos en la masa». Pase por alto la falta si usted no estaba presente cuando la cometió. Y si ve al perro cogiendo un objeto que le está vedado, regáñelo, pero no lo llame hacia usted para después castigarlo. El cachorro debe aprender a acercarse a usted para que le haga mimos o para que le dé una golosina.

Si lo llama para castigarlo, el cachorro tratará de evitarle y se esconderá, con el consecuente fracaso de su intento de adiestramiento.
En los primeros meses de vida el perro cambiará también todos los dientes. La comezón de las encías le inducirá a mordisquearlo todo, con grave daño en consecuencia para muebles y alfombras. Ponga a su disposición una zapatilla vieja, un hueso de piel de búfalo, una manta vieja en su caseta o cualquier otro juguete para que pueda morderlo cuando quiera aliviando así su malestar con objetos de poco valor.
Si debe estar fuera de casa un periodo largo (toda la mañana para ir a trabajar) conviene que lo encierre en una habitación adecuada o en el baño, donde no podrá estropear muebles, cortinas o sillones. Otra posibilidad es comprar una cerca móvil (disponible en cualquier tienda especializada en productos para animales) que colocará en el espacio alrededor del lecho.

No debe permitirle que se suba a la cama, pues de otro modo no se librará nunca de este vicio. Por el mismo motivo no debe acostumbrarlo a subirse a los sillones, ya que tendrá asignada su propia caseta o cama.
En caso de que las butacas no estuviesen prohibidas para su perro, le aconsejo que establezca al menos cuál podrá utilizar a su antojo, de forma que usted pueda cambiar la funda para su limpieza periódica, especialmente en las etapas en que el perro cambie el pelo.
Por último, enséñele que no puede echarse encima de las personas: no a todo el mundo le gustan las fiestas del perro. Pero es inevitable que el cachorro intente demostrar afecto a todos sus amigos y visitas. Acostúmbrelo a recibir las caricias en la posición de «sentado», otra orden importante que se ha de emplear en la fase de adiestramiento, y enseñe a sus amigos a acariciarle debajo del hocico, para que pueda acostumbrarse a mantener un porte orgulloso, como el que se pide a un perro de exhibición.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.