Sobre el adiestramiento canino

El arte del adiestramiento es antiquísimo. Su práctica se inició hace unos 11.000 años, cuando el hombre decidió domesticar a los cánidos salvajes (lobos o sus antepasados), con los que compartía el mismo ecosistema. A nuestros antepasados prehistóricos no se les escapó el hecho de que aquel perro poseía ciertas cualidades superiores a las suyas propias, y así encontraron el modo de utilizarlo en su beneficio. Un compañero con una carrera más veloz, un olfato sensibilísimo y una mordedura infalible y mortal en la caza, resultó muy útil al hombre, como por otra parte su extraordinario oído y su vigilancia, atenta e incansable, fueron determinantes para la defensa de la comunidad y del territorio. En efecto, el espíritu de fondo del adiestramiento no ha cambiado desde entonces.

Adiestrar no significa enseñar cosas que el animal nunca ha sabido hacer; el significado más correcto es el de exigir al perro que realice alguñas acciones para las que está capacitado por naturaleza, con el fin de obtener ciertas ventajas para sí mismo y para el hombre. El perro sabe correr, saltar, cazar, morder y seguir un rastro; nosotros sólo debemos encontrar el modo de conseguir que nuestro amigo realice todas estas funciones para y con nosotros. Tras milenios de domesticación, el hombre ha creado varios cientos de razas caninas sumamente especializadas y morfológicamente distintas entre sí, y aún más distintas de su antepasado prehistórico.

El perro es, en realidad, producto del hombre, pero no olvidemos que por sus venas corre la sangre del lobo o del perro salvaje que hace unos 11.000 años vivía aún en libertad en bosques y montañas. El perro es esencialmente un animal de manada y es lógico, por tanto, que busque en el ámbito familiar su sociedad, compuesta por el jefe de la manada y otros miembros. Si llegamos a conquistar el puesto de jefe, nuestra tarea se reducirá considerablemente. Nuestra obligación es representar en todo momento para el perro la función de jefe de la manada, dando muestras de seguridad, de decisión, de coherencia y también de autoridad a veces; no debemos adoptar actitudes tiránicas, pues de ese modo destrozaríamos la unión que debe existir entre hombre y perro.

El primer requisito a cumplir es el de aproximarse con suma humildad y gran paciencia a este mundo regido por normas extrañas y complicadas jerarquías en el cual el diálogo se basa en una peculiar vocalización y una aparatosa mímica. Se ha discutido mucho sobre la capacidad intelectiva del perro y sobre su inteligencia, y se ha llegado a conclusiones diametralmente opuestas, pero en lo que respecta al adiestramiento, no debemos preocuparnos por resolver el enigma, basta con tener bien presentes tres conceptos fundamentales:
• El perro es un animal de costumbres.
• Está, por naturaleza, especialmente predispuesto al condicionamiento.
• Posee su propia capacidad de discernimiento.
Por supuesto no podemos afirmar que el perro posee una capacidad de abstracción similar a la nuestra: si queremos dialogar con él, tendremos que ser nosotros -animales superiores- quienes encontremos el punto de contacto adaptándonos a sus posibilidades.

La autoridad en el adiestramiento

En el adiestramiento es decisivo el papel del adiestrador o del propietario, conductor del perro. La relación hombre-perro se basa en la autoridad, pero en el sentido más positivo de la palabra. Para el perro autoridad debe significar guía, experiencia, protección, amor, punto de referencia, y sobre todo, sabiduría. Usar la tiranía y la opresión como método de adiestramiento equivale a crear ejemplares débiles de ánimo, con pocas ganas de trabajar y con un único deseo real: huir de esas absurdas amenazas; o, peor aún, crearemos animales que, para demostrar su desaprobación, tarde o temprano emplearán los dientes, evidenciando un desequilibrio psíquico inducido.
entrenador de perros

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.