Rechazar el cebo

alimento para perrosPor razones evidentes, el enseñar a rechazar los cebos es uno de los puntos esenciales en el adiestramiento de los perros de guarda, ya que, desgraciadamente, cada día es más utilizada la bola de carne envenenada por ladrones, intrusos, gamberros o, incluso, vecinos deseosos de librarse de un animal que les resulta ruidoso o molesto.

Los secretos del éxito

Para conseguir obtener un buen resultado es necesario respetar escrupulosamente ciertas reglas, incluso antes de enseñar al perro a rechazar la comida ofrecida por un extraño:
— No dar jamás comida a nuestro perro fuera de sus horas de comida.
— No ofrecerle comida cuando uno está sentado en la mesa. Si el perro ha perdido el hábito de mendigar comida dejará comer tranquilamente a sus dueños y permanecerá en su rincón.
— No dejar a los amigos o invitados ofrecer golosinas a nuestro perro.
— Dar de comer al perro siempre en el mismo comedero, a la misma hora y en el mismo lugar.
— No darle de comer con la mano.
— No dejarle ingerir comida abandonada durante sus paseos (cuando pasee debe andar con la cabeza levantada y no husmeando el suelo).

inicio del aprendisaje

Debe iniciarse el aprendizaje hacia los diez o doce meses, cuando el animal ya está habituado a su horario de comidas y ha aprendido las reglas elementales de obediencia, por lo que ya responde correctamente a las órdenes de sentado, quieto, tumbado y acude a las llamadas. Existen numerosos métodos de entrenamiento, pero todos tienen una regla común: no abandonar jamás al perro ante un fracaso. El objetivo es que el perro desconfíe ante cualquier golosina o alimento que encuentre casualmente o le sea ofrecido por alguien que no es su dueño.

Cómo actuar

Necesitará la ayuda de una persona desconocida de su perro. Será la encargada de dar o lanzar alimentos que deben sorprender desagradablemente al animal: reclamos con pimienta, con mostaza fuerte o con guindilla; alimentos que rodeen una pelota que explotará entre sus dientes o que estén unidos al extremo de un elástico que le golpeará en el hocico al morderlo.
Para disuadir al perro de comer alimento abandonado en el suelo, existen varios métodos: colocar la comida sobre una ratonera, unir el cebo a latas de conserva que caerán sobre el perro al tirar con los dientes, arrojarle grava. También existen collares eléctricos de baja tensión que se pueden manejar a distancia, pero han sido muy criticados por los efectos que pueden producir sobre el sistema nervioso del animal cuando no se utilizan con suma prudencia.
También se puede estimular la glotonería del perro mediante golosinas y sustituirlas a última hora por tabaco de mascar, frotándole el hocico y produciéndole una sensación desagradable.

Lo que hay que hacer y lo que no hay que hacer

Muchos cinéfilos piensan que no debe utilizarse la mano del amo para dañar al perro, ya que está hecha para acariciarle y no para corregirle. Actualmente, sin embargo, se tiende a admitir que un perro no se sentirá desorientado si se le castiga con la mano siempre que se muestra desaprobación al mismo tiempo con la voz y con la actitud en general.
Por el contrario, nadie discute el efecto negativo de la violencia, sobre todo injustificada, y el riesgo que entraña de convertir al perro miedoso o agresivo. Puede acostumbrar a su perro a la orden «no tocar» cada vez que se acerque a un cebo. Este ejercicio se debe repetir cuantas veces sea necesario hasta que el animal obedezca. También es conveniente repetirlo de vez en cuando para que el perro lo recuerde.
Es conveniente practicar el entrenamiento en diversos sitios, como la casa, el jardín, la calle o el coche y en diferentes situaciones y con cebos distintos.
No obstante, no hay perros infalibles, por lo que hay que tener en cuenta que si durante sus paseos un perro se encuentra habitualmente el mismo tipo de comida puede acostumbrarse a ella v olvidar los efectos nocivos que el comerla le podrían producir. Por ello, es importante acostumbrar al perro a no ingerir nada que no le haya dado su amo. Por eso, tampoco es superficial el insistir que el perro no coma fuera de su sitio o de sus horas habituales, dándole siempre una ración suficiente aunque no excesiva para que no pase hambre el resto del día.

El rechazo del cebo, una prueba de concurso

El rechazo del cebo constituye en algunos países una prueba que se practica en los concursos. Para ello se sitúan diferentes cebos en los lugares que determina el juez, siendo siempre lo suficientemente grandes para resultar claramente visibles y apetitosos (carne cruda o guisada, huesos, pescado, queso, pasteles, azúcar, etc.). El perro debe efectuar su recorrido sin comer ni lamer ninguno de los cebos.
A continuación, el perro debe permanecer tumbado y rechazar los cebos arrojados desde una distancia de 3 metros sin estar presente su propietario. Concluida la prueba el perro es llamado por su nombre y debe acudir al lado de su guía. Durante toda la prueba el perro no puede demostrar miedo o agresividad sin ser severamente penalizado.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.