El perro y el viaje en automóvil

El perro y el viaje en automóvil

Será útil acostumbrar al perro a viajar en automóvil desde pequeño, tomando algunas precauciones para que no se encuentre mal. Por ejemplo, será necesario dejar al cachorro en ayunas antes de un viaje en coche para evitar que vomite. Las primeras veces es además recomendable que los viajes no sean demasiado largos o efectuar paradas frecuentes, de modo que el perro pueda asociar el subir al coche con un agradable paseo.

En poco tiempo descubrirá que el perro se sube entusiasmado al maletero de su ranchera o a la jaula apropiada que habrá colocado en el maletero, y estará encantado de seguirle. A este respecto hay que recordar que debe viajar en una jaula para perros o en el espacio posterior del automóvil separado de los asientos por una red o una división adecuada.

Así acomodado se sentirá más a gusto y estará tranquilo; una precaución útil para la seguridad de todos los pasajeros y para la higiene del vehículo, es tener la cautela de colocar una toalla en el suelo del maletero o periódicos en el fondo de la jaula.

Ha de saber que éstas son simples precauciones si el perro está acostumbrado a viajar en automóvil y a vivir en casa, ya que generalmente un perro educado evitará ensuciar el sitio donde duerme y el automóvil, a menos que se ponga enfermo a causa del viaje.

Recuerde además que no debe dejar al perro dentro del vehículo en los días soleados. Si la parada se limita a unos minutos, tome la precaución de estacionar en una zona de sombra y baje unos centímetros las ventanillas.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.