✅ Rinopiteco de Roxelana ✅

El Rinopiteco de Roxelana está en peligro de extinción

Nombre científico: Rhinopithecus roxellana

10 especies en peligro de extinción

Rinopiteco de Roxelana

El rinopiteco de Roxelana es una de las cuatro especies de un género muy poco conocido y, por desgracia, gravemente amenazado. En 1870, el naturalista francés Henri Milne-Edwards le bautizó con este nombre en honor a Roxelana, la bella amante de un sultán turco entre cuyos encantos figuraba su nariz respingona.

Algunos zoólogos consideran el Rhinopithecus como un subgénero de Pygathrix, género al que pertenecen los raros langures indochinos de nariz respingona. Sin embargo, los rinopitecos tienen varias particularidades anatómicas, entre ellas la nariz más chata y situada más hacia atrás (aunque también respingona), que los distingue de los langures Pygathrix.

El zoólogo Sanderson describió estos monos como langures que hubieran chocado de cara contra un autobús. Muy poco se conoce sobre éste y los otros tres rinopitecos. Todos viven en bosques montanos a gran altitud, a veces a más de 4.000 m, y descienden durante el invierno a menores alturas.

Gran parte de su rango de distribución geográfica está cubierto de nieve durante la mitad del año. Junto con el macaco japonés, el rinopiteco de Roxelana soporta los invierno más largos y las temperaturas más bajas de todos los primates no homínidos. Su habitat preferido son los bosques de coníferas y árboles perennes, las junglas de bambú de los contrafuertes sudorientales de la Meseta Tibetana.

En esta región húmeda y montañosa, que se extiende por las provincias chinas de Hubei, Saanxi, Gansu, Sichuán y Yun-nán, los rinopitecos forman manadas numerosísimas que a veces congregan a más de seiscientos individuos. Estos grupos se subdividen en pequeñas unidades formadas por un macho dominante, tres a cinco hembras y los miembros jóvenes y crías. Los machos perpetúan su posición dominante con frecuentes luchas. Las grandes manadas ocupan territorios de 15 a 20 km2, que tardan un mes en recorrer. Cuando se encuentran dos grupos, no gastan sus energías en luchas inútiles: los componentes de uno y otro bando se marchan a toda velocidad en direcciones opuestas.

En las zonas ecológicamente alteradas, las manadas están formadas por un menor número de individuos (de treinta a trescientos). Los grupos también se reducen, incluso en las zonas ecológicamente intactas, durante el invierno: entonces su número desciende a unos 60-80 individuos. Cuando se acerca el verano, estos grupos se unen a otros y forman las grandes manadas o supergrupos antes descritos, que ramonean entre los árboles en buena armonía.

La vocalización más común del rinopiteco de Roxelana es un «ga-ga» muy sonoro, que emite al descubrir una fuente sustancial de alimento. Tras un período de gestación de unos doscientos días nace una sola cría, y rara vez dos. Los nacimientos tienen lugar en primavera y verano. Los machos alcanzan la madurez sexual a los siete años y las hembras a los cuatro o cinco.
Los rinopitecos pasan la mayor parte del tiempo en los árboles.

Se nutren de hojas de pino, alerce y otras especies arbóreas, y de brotes de bambú, capullos florales y frutos. Complementan su dieta con insectos, huevos y crías de pájaros. En invierno sobreviven comiendo liqúenes, que son abundantes en el clima muy húmedo de las regiones que habitan. A veces descienden al suelo para comer o acicalarse unos a otros. Por carecer de bolsas en las mejillas, se ven obligados a comer con frecuencia y en gran cantidad. En los zoológicos se les suministra diariamente 1 kg de hojas, pero es difícil ofrecerles una dieta equilibrada y su supervivencia es precaria.

Antiguamente se creía que la piel de los rinopitecos protegía del reumatismo, y el pelo decorativo de sus hombros y dorso ha sido muy apreciado desde hace más de mil años. Sin embargo, durante mucho tiempo sólo los oficiales manchúes podían llevarlo.

La UICN clasifica el rinopiteco de Roxelana como especie vulnerable; se supone que sus efectivos totales no superan los 5.000 ejemplares. Estimaciones más optimistas y algo más antiguas (1986, 1987) cifraban la población total entre 10.000 y 15.000 individuos.

La especie está muy amenazada porque continúa siendo objeto de una caza intensiva por la belleza de su piel y para supuestos fines medicinales. Incluso se conocen casos de comunas enteras que realizan batidas masivas. La degradación del entorno constituye también un grave problema para esta especie, sobre todo para el rinopiteco del Tonkín o langur de Dolían (fihinopitecus avunculus), una especie gravemente amenaza ya que sólo sobreviven unos pocos centenares distribuidos por los bosques más inaccesibles del norte de Vietnam.

La UICN considera en peligro de extinción el rinopiteco del Tonkín y los de Biet (R. bieti) y de Brelich (R. brelichi). Estas dos últimas especies viven, como el de roxelana, en el SE de China (aunque en regiones distintas) y sus efectivos se cifran en 500 y 200 ejemplares respectivamente. No es extraño que, en 1987, el primatólogo Eudey clasificara los rinopitecos como las cuatro especies de primates asiáticos que requieren los mayores y más urgentes esfuerzos para su conservación integral.

El gobierno chino ha tomado medidas para conservar el rinopiteco de Roxelana. Se han establecido zonas de protección; una de ellas es el Parque Nacional de Wolong, famoso por sus pandas, donde George Schaller estudió este hermoso primate, y su caza fue totalmente prohibida en 1975. Quien infrinja la ley es susceptible de multa y cárcel. También se ha detenido la destrucción forestal.

Como consecuencia de estas medidas, está aumentando el número de nacimientos, lo cual da pie a un cauteloso optimismo. Sin embargo, no existen reservas o territorios más protegidos para las otras especies que están mucho más amenazadas.

Otros colobinos asiáticos —los rinopitecos pertenencen a la subfamilia de los colobinos como el colobo herrumbroso occidental— clasificados por la UICN en peligro de extinción son los siguientes: el langur de Mentawai (Presbytis potenziani), el langur gris de Java (P. comata, el de los montes Nilgiri (Trachypithecusjohnii), el de bonete (T. pileatus), el dorado (I geei), el negro de patillas blancas (I francoisi), los langures indochinos de nariz respingona (Pygatrix nemaeus y P. nigripes). Entre las vulnerables se encuentran el famoso mono narigudo de Borneo (Nasalis larvatus) y el langur de cabeza púrpura (Trachypithecus vetulus).

extinción de especies animales

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.