Oso de anteojos

El Oso de anteojos está en peligro de extinción

Nombre científico: Tremarctos ornatus

especies en peligro de extinción a nivel mundial

El oso de anteojos vive en una amplia gama de hábitats y altitudes en la mitad septentrional de los Andes. Aunque sus hábitats preferidos son los bosques húmedos situados a altitudes medianas y los bosques espinosos de la costa, siempre que en ellos pueda encontrar agua, también se encuentra a grandes altitudes en los prados andinos.

Es un animal de costumbres crepusculares y nocturnas. Durante el día se refugia entre las raíces de un gran árbol, en una cueva o en un tronco hueco. Suele trepar a los árboles para abastecerse de frutos. En ellos construye grandes plataformas con ramas rotas, a veces a gran altura (hasta 15 m), y se instala en ellos para comer y alcanzar los frutos más altos.

Los frutos maduros constituyen el componente esencial de su dieta, lo cual le obliga a desplazarse al ritmo estacional de las maduraciones. Cuando no encuentra frutos maduros, se conforma con plantas bromeliáceas —las plantas epífitas relacionadas con la pina, que son muy abundantes en los bosques andinos— que arranca de cuajo para deshojarlas y obtener así su corazón tierno y blanco.

la extinción de los animales

También se alimenta de las hojas internas, aún sin abrir, de las palmeras jóvenes y del córtex de los árboles a los que despoja de su corteza. Otros ingredientes de su dieta son el corazón de los bambúes, maíz, roedores, insectos y carroña. Sólo ocasionalmente ataca el ganado y los jóvenes venados y, al parecer, también los guanacos y las vicuñas. En cualquier caso, la materia animal sólo constituye el 4% de su dieta.

Aunque su vida social ha sido muy poco estudiada, es probable que el oso de anteojos, como las demás especies, viva solo, excepto en la época de apareamiento. Después de una gestación de seis a ocho meses y medio —que probablemente incluye, como en los demás osos, una implantación diferida del óvulo fertilizado—, la hembra alumbra una, dos o tres crías. La longevidad de esta especie en cautividad es de 36 años y 5 meses.

El oso de anteojos pertenece a la subfamilia de los tremárctinos que, según los estudios realizados por Stephen O’Brien y sus colaboradores del National Cáncer Institute de EE.UU. utilizando técnicas de hibridación de ADN (ácido de-soxirribonucleico), se diferenció hace unos doce millones de años de un antepasado común de los osos americanos (subfamilia ursinos). Presumiblemente, este antepasado común llegó al continente por el estrecho de Bering.

Poco más se sabe sobre este pequeño oso que siempre evita la presencia del hombre, aunque sin desdeñar en algunas ocasiones el fruto de sus maizales Los ejemplares habí tuados a este último tipo de alimento acaban cayendo bajo las balas de los fusiles, al igual que otros muchos osos injustamente acusados de atacar las especies domésticas.

En el N de Perú, la carne de oso de anteojos es muy apreciada y, tanto en este país como en todos los demás donde tiene establecido su habitat, es objeto de una caza intensiva bien como trofeo o por su piel y su grasa. Otra causa del declive de sus poblaciones es la pérdida de su habitat a causa de la deforestación para la explotación maderera, la agricultura, la minería y el desarrollo hidroeléctrico. Por último, otras causas son el uso de diversas partes de su cuerpo como amuletos o improbables medicinas y la elevada mortalidad de las poblaciones.
Por todas estas causas, las poblaciones del oso de anteojos han quedado muy fragmentadas. Está clasificado como vulnerable por la UICN e incluido en el Apéndice 1 de la CITES.

animales en via de extinción lista

Artículos relacionados

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.