Nyala de montaña

El Nyala de montaña está en peligro de extinción

Nombre científico: Taurotragus buxtoni

animales en peligro de extinción información

Nyala de montaña (hembra)

El nyala de montaña pertenece a un complejo género de antílopes en el que también se incluyen el gran kukú (famoso por la descripción hecha por Hemingway en Verdes colinas de África), el kudú menor, el nyala propiamente dicho, el sitatunga y el bongo.

Todos ellos son antílopes corpulentos y de tamaño más bien grande, como corresponde a unos animales estrechamente relacionados con el ganado vacuno doméstico (subfamilia Bovinae). Sin embargo, sus formas son más esbeltas que las de los bovinos propiamente dichos (tribu Bovini); también se distinguen de éstos por sus cuernos en espiral, a veces de formas espectaculares, que les confieren un gran valor como trofeo.

El nyala de montaña es un antílope de gran tamaño, más parecido al gran kudú que al nyala común. Como en otras especies del género (y de la tribu), el macho del nyala de montaña es mucho mayor que la hembra.

El primero de estos dos sexos también es el único que muestra los cuernos espiralados típicos de la tribu.Dichos cuernos sólo dan una vuelta o, como máximo, una vuelta y media bastante abierta.

La hembra tiene dos pares de mamas y en ambos sexos la cola es muy corta. Por último, tanto los nyalas como los kudús y demás Tragelaphus se distinguen bien de los elands (Taurotragus) por la espiral mucho más abierta de sus cuernos, la ausencia de papada y los pies elípticos en vez de redondos y parecidos a los de los bueyes.

El nyala de montaña habita los bosques y brezales situados entre 2.900 y 3.800 m de altitud. Como otros Tragelaphus, prefiere vivir oculto entre la espesura antes que en los espacios abiertos.

Es el antílope más tímido del género y su observación es muy difícil.

Suele alimentarse a últimas horas de la tarde y primeras de la mañana, y es básicamente un ramonea-dor que devora con fruición las hojas de los Hypencum y brezos gigantes.

Los machos viejos suelen ser solitarios; también lo son a veces las hembras y los machos más jóvenes, aunque lo más normal es que se asocien en grupos de diez a quince individuos. En ciertas ocasiones, estos grupos se fusionan unos con otros, formando manadas de más de 90 animales.

Los detalles de la biología reproductiva del nyala de montaña son muy poco conocidos. Las hembras de los antílopes de cuernos espiralados alcanzan la madurez sexual entre los 1,5 y 3 años de edad.

La primera de estas edades corresponde al antílope enjaezado, una especie muy próxima al nyala de montaña, y es probable que este último alcance la pubertad a una edad similar. Como en otras especies, es probable que los machos no puedan reproducirse hasta un año después que las hembras, más por motivos sociales que fisiológicos.

También es probable, por las mismas razones, que la hembra sólo dé a luz una cría en cada parto y que su período de gestación se sitúe entre seis y nueve meses. Considerando el gran tamaño de esta especie, es concebible que la hembra ataque a los predadores que se acerquen a sus crías, como lo hacen las de los elands, aunque también es probable que la principal defensa de las crías muy jóvenes consista en esconder se entre la espesa maleza, mientras esperan que llegue su madre para amamantarlas.

El nyala es, y siempre ha sido, un habitante exclusivo de una zona montañosa muy reducida en el sur de Etiopía (montes Arusi y Bale), y no fue descubierto por la ciencia hasta 1908 Desde entonces, su número ha sufrido un declive ininterrumpido, al mismo tiempo que se reducía su área de extensión geográfica a causa de la caza incontrolada y excesiva, la deforestación y la quema de brezos gigantes para obtener nuevas tierras de cultivo.

En los años 60 sólo quedaban entre 7.000 y 8.000 nyalas de montaña y la situación ha seguido deteriorándose; se estima que su número actual en estado salvaje es de unas 3.000 cabezas.

Una tercera parte de estos efectivos se encuentra en el Parque Nacional de las Montañas Bale, donde estaban relativamente bien protegidos hasta los últimos acontecimientos políticos. Desde entonces, su situación es más incierta y cualquier tipo de valoración es difícil. A pesar de elle ni la CITES ni la UICN lo reseñan en sus listas, probablemente porque antes de los acontecimientos luctuosos se llegó a la conclusión de que no estaba en peligro.

especies en extinción

Nyala de montaña (macho)

Artículos relacionados

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.