Lobo de Crin o Aguará guazú

El Aguará guazú está en peligro de extinción

Nombre científico: Chrysocyon brachyurus

todos los animales en peligro de extinción

Esta notable especie debe su nombre a la crin eréctil de largos pelos negros que lleva sobre los hombros y a su tamaño similar al del lobo. Pero no es un verdadero lobo. En realidad se parece más a un zorro que siempre llevara unos zancos puestos.

Se ha sugerido que sus piernas, extremadamente largas, son una adaptación para la carrera a gran velocidad o para moverse a través de los humedales, pero lo más probable es que le sirvan para observar por encima de las altas hierbas. En cambio, lo que constituye una adaptación a la vida palustre es su facultad de extender lateralmente las almohadillas de los pies, que para cumplir este fin están unidas en la parte central.

El lobo de crin no es un cánido especialmente rápido. No persigue a la presa durante grandes distancias y suele cazar al acecho, saltando sobre la presa tras un breve rececho, como cualquier raposo. Su dieta es omnívora, como la del zorro, e incluye roedores, otros pequeños mamíferos, aves, reptiles, anfibios, peces, insectos y frutos. Aparte de los pequeños roedores, los armadillos y aves son sus presas más habituales; el fruto que ingiere con más frecuencia es el Solanum lycocarpum que, no sin razón, recibe el nombre de fruta de lobo.

Una de las técnicas de caza más curiosas del lobo de crin es su hábito de usar los dientes en lugar de las patas para excavar en busca de roedores. Es probable que sus patas largas y estrechas no sean muy adecuadas para cavar y, por otra parte, el uso de los dientes parece una técnica muy efectiva, como bien conocen los dueños de algunos terriers.
Es un animal de costumbres nocturnas y crepusculares, aunque también se puede observar de día en las zonas menos alteradas por la presencia humana.

lista de especies en peligro de extinción

Es monógamo y las parejas defienden territorios de unos 27 km2. No obstante, pasa la mayor parte de su vida en solitario, ya que el macho y la hembra sólo se asocian estrechamente durante la época reproductora. Es posible mantener juntos dos lobos de crin del mismo sexo en cautividad, pero siempre existe un período inicial de feroces luchas hasta que se establece una jerarquía.
En estado salvaje, los Aguará guazú depositan a intervalos, a lo largo de las sendas que recorren con mayor frecuencia, heces que renuevan periódicamente.

A veces también las depositan hasta 40 cm por encima del suelo, en lugares concretos cerca de sus cubiles y madrigueras. Por ello se piensa que esta especie, cuya organización social es poco conocida, es marcadamente territorial.

Como otros carnívoros de la sabana, el Aguará guazú ha desarrollado diversos métodos de comunicación a distancia. Uno de ellos se basa en la crin eréctil. que muestra de forma ostentosa ofreciendo a la vista uno de sus costados, arqueando el lomo y girando la cabeza para enseñar también las manchas blancas de su garganta y orejas. Otro consiste en un ladrido extendido y profundo, que se oye a grandes distancias.

Tras un período de gestación de dos meses largos, la hembra da a luz entre dos y cuatro crías, normalmente dos. que no abren sus ojos hasta los ocho o nueve días. El color de su pelaje es gris parduzco y oscuro y no desarrollan los largos pelos definitivos hasta que tienen tres o cuatro meses de vida: un largo pelaje en el trópico no deja de ser un engorro. A las cuatro semanas empiezan a regurgitar alimento sólido y a las quince tiene lugar el destete.

El Aguará guazú no es perseguido por su piel, ya que por su reducida consistencia tiene poco valor, pero es capturado con bastante frecuencia para su venta a zoológicos.
En algunos lugares el lobo de crin es perseguido por la creencia injustificada de que causa destrozos en los corrales Con frecuencia sufre algunas enfermedades que. en ocasiones, causan su muerte; una de las más graves es la afección del riñon, provocada por el gusano o nemátodo gigante Dioc-tophyme renale. En Brasil se atribuyen poderes medicinales o mágicos a diversas partes de su cuerpo.

Por estas razones, así como por la quema periódica de su habitat herbáceo, los efectivos del lobo de crin han disminuido drásticamente. La UICN lo clasifica como vulnerable y la CITES lo incluye en el Apéndice 2. No obstante, aun cuando sus poblaciones en otros lugares han quedado muy mermadas (en Uruguay desapareció en el siglo pasado), ha conseguido extender su rango en un área deforestada de Brasil oriental.

especie animal

Artículos relacionados

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.