Fascogale de cola roja

El Fascogale de cola roja está en peligro de extinción

Nombre científico: Phascogale calura

un animal en peligro de extinción
Los fascogales son marsupiales carnívoros con la cola en forma de cepillo, que recuerdan a los tupaias o «musarañas arborícolas» de Asia (orden Scandentia). Pertenecen a la familia dasiúridos que, tanto en Australia como en Nueva Guinea, agrupa a la mayoría de los marsupiales carnívoros. Esta familia, muy próspera y con gran número de especies y géneros, ocupa en Australia todo tipo de habitáis terrestres, desde las pluviselvas norteñas y los bosques de eucaliptus del sur hasta los áridos desiertos del centro, donde constituye el grupo mayoritario.

Los dasiúridos son de pequeño tamaño —a veces incluso minúsculos, como los ninguais que no superan los dos gramos— o mediano, y su aspecto recuerda a las ratas o a los ratones, aunque con un hocico largo y cónico adaptado, como el de las musarañas (y bandicuts), a la caza de insectos. Entre los dasiúridos de tamaño mediano se encuentran las dos especies de fascogales que viven en el centro de Australia.

Además del típico hocico puntiagudo, los fascogales tienen los ojos muy grandes y una cola tupida con la que hacen señales para comunicarse. Son, como los tupaias, agilísimos trepadores, capaces de subir y bajar velozmente por los troncos de los árboles. A menudo se quedan parados con la cabeza hacia abajo y el cuerpo aplastado contra el tronco del árbol. El fascogale de cola roja, que es el más pequeño de los dos, es un acróbata consumado. Ambas especies son arborícolas y suelen hacer su nido en los agujeros de los árboles más venerables del bosque.

Las dos especies de Phascogales comparten con los Antechinus la particularidad de su ciclo vital. Estos animales se reproducen en la época exacta que permitirá a las crías recién destetadas alimentarse con los insectos que pululan en primavera. Enfrentados a una oportunidad única para reproducirse, los machos hacen un esfuerzo desesperado por fecundar al mayor número posible de hembras durante los pocos días que están en celo. Después de este prodigioso esfuerzo, sufren un colapso y mueren masivamente por úlceras digestivas o por enfermedades infecciosas causadas por la disminución de las defensas provocada por un ritmo estresante. Diez días más tarde del sincrónico estro de las hembras, todos los machos han muerto.

cuáles son los animales en peligro de extinción
El fascogale de cola roja vivía hace unos treinta años en los bosques esclerófilos de casi toda Australia Meridional. Pero hace tan sólo veinte ya estaba confinado en la parte más meridional de Australia Occidental, donde era registrado ocasionalmente por los naturalistas que tenían gatos en casa. Hoy esta especie está probablemente en peligro de extinción, aunque la UICN la incluye en la categoría I (indeterminada). En una situación parecida se encuentran tres especies de «dunnarts» o ratones marsupiales: el de Julia Creek (Sminthopsis douglasi), el de arena (S. psammophila) y el de cola larga (S. longicaudata).

Otro pequeño dasiúrido, el dibbler (Parantechinus apicalis), que habitaba en el monte esclerófilo del SO de Australia Occidental, se encuentra en una situación aún más incierta. Hace unos ochenta años se consideraba que estaba extinguido, pero fue redescubierto en 1967 y se observó que era relativamente común en la zona costera situada al E de Albany. Pero, a pesar de los esfuerzos realizados entonces para proteger su habitat, hoy sus últimos efectivos están confinados a un solo y reducido punto de Australia Occidental (Cheyne Beach) aunque es muy posible que se haya extinguido definitivamente.

En términos generales, las áreas de distribución de los dasiúridos se han reducido desde la llegada de los colonizadores europeos. En la mayoría de los casos, esta reducción ha sido provocada por la destrucción de sus hábitats, bien por desbroce en favor de la agricultura o bien mediante quemas sistemáticas con el fin de crear pastizales para el ganado. Sin embargo, no se deben olvidar otros factores, como la introducción del zorro, que provocó la desaparición del 27% de los dasiúridos que habían sido censados en 1910 en Nueva Gales del Sur.
Algunas de las especies más corpulentas, como los cuolls o gatos indígenas, potentes depredadores de magnífico aspecto, han sufrido una importante reducción en su área de distribución geográfica. Así, el cuoll o gato indígena oriental (Dasyurus viverrinus) y el cuoll occidental (D. geofroii) ya han desaparecido de zonas muy extensas: concretamente, el primero sólo se encuentra en Tasmania, mientras que el segundo se ha retirado a los lugares más salvajes y recónditos del O de Australia.

Los cuolls son criaturas notables no sólo por su bello pelaje moteado de blanco y su aspecto felino, sino también por sus particularidades reproductivas —las crías recién nacidas no son mayores que la pizca de sal con la que se sazona un huevo duro, mientras que el macho adulto puede alcanzar los 2 kg de peso—, y su desaparición sería lamentable
El diablo de Tasmania, el mayor de los dasiúridos con 6 a 8 kg de peso, desapareció de las áreas en las que se había asentado el dingo y el zorro, es decir, en Australia continental Pero continúa siendo abundante —un millón o más de individuos- en la isla de Tasmania. Aunque su nombre, fiel reflejo de su terrible aspecto (o quizá mejor de los terroríficos chillidos que emite de noche), revela que jamás fue un animal popular y, aunque ocasionalmente ataca a las ovejas más desvalidas o jóvenes, lo cierto es que desde hace unos años se le p-ermite vivir tranquilo, quizá por su utilidad como animal carroñero.
especies en peligro

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.