Armadillo gigante

El Armadillo gigante está en peligro de extinción

Nombre científico: Priodontes moximus

todos los animales en peligro de extinción

El término armadillo, con el que se designan incluso en inglés casi todos los miembros de la familia de los dasipódidos, se refiere a la armadura de duras placas óseas que protege el cuerpo de estos animales.

Esta coraza articulada se desarrolla a partir de la piel y está compuesta de placas óseas cubiertas por una capa córnea y conectadas a la piel flexible.
El armadillo gigante es el más acorazado de los mamíferos actuales. También es, como indica su nombre, el más voluminoso. Sin embargo, resulta diminuto si se compara con sus enormes antepasados, por ejemplo, con el Glyptodon —algunos criptozoólogos aún conservan la esperanza de encontrarlo vivo—, cuyo caparazón de 3 m de longitud era utilizado como techo de las sepulturas por los indios del Cono Sur.

Otra de sus particularidades anatómicas es la dentadura, que consta de 80-100 pequeños y rudimentarios dientes, más que cualquier otro mamífero, aunque los pierde a medida que envejece. Las hembras tienen dos mamas, como la especie humana. El caparazón es especialmente flexible: dispone de doce bandas móviles en el dorso y de tres o cuatro en la parte posterior del cuello.
Con la ayuda de sus potentes garras, construye madrigueras para cobijarse.

Es un cavador rápido y potente, capaz de excavar incluso una losa de cemento. T. S. Cárter, zoólogo que se dedicó al estudio de varias poblaciones en Brasil a principios de los años 80, confirmó que la mitad de sus madrigueras están situadas en termiteras activas. También rebatió la teoría hasta entonces sostenida de que el armadillo gigante habitaba principalmente en las selvas primarias, no tocadas por el hombre, y casi siempre cerca de los cursos de agua. Cárter descubrió que el 68% de las madrigueras habían sido excavadas en herbazales, el 28% en monte bajo («campos cerrados») y sólo el 3% en terreno arbolado. Sin embargo, las madrigueras siempre estaban cerca del bosque. Según el estudio de Cárter, la distancia media entre éste y los grupos de árboles más cercanos era de 192 m.

cuales son los animales en peligro de extinción

El armadillo gigante pasa la mayor parte del tiempo en las profundidades de la madriguera. A veces tarda mucho tiempo en salir a la superficie: Cárter y un investigador brasileño pudieron observar que una hembra no abandonó su guarida durante diecisiete días. Sus hábitos son exclusivamente nocturnos; cada noche recorre unos 2 o 3 km en busca de alimento.

Su dieta básica son las termitas, pero no desdeña las hormigas y otros insectos, arañas, gusanos y larvas; en ocasiones también se alimenta de serpientes e incluso de carroña. Se le acusa de comer las verduras de los huertos, pero los ocasionales destrozos que causa en ellos se deben a un único objetivo: escarbar el suelo para capturar los gusanos y larvas.

A pesar de su aspecto rígido, el armadillo gigante es un animal bastante ágil, capaz incluso de adoptar una postura parcialmente bípeda (las patas anteriores no tocan al suelo, pero tampoco se alejan mucho de él); se sienta sobre sus potentes patas traseras y mantiene el equilibrio con ayuda de la cola.

Al contrario que los demás armadillos, es incaoaz de replegar las extremidades debajo de los escudos de la grupa y de los hombros: pero, aunque no consigue enrollarse como una bola, sí puede curvarse sobre sí mismo formando un círculo casi completo. Si es perseguido de cerca, intenta enterrarse a toda velocidad.

La UICN clasifica como vulnerable el armadillo gigante y la CITES lo incluye en el Apéndice 1. Aunque su distribución geográfica parezca muy extensa, muchas poblaciones han sido exterminadas o reducidas considerablemente por la colonización de terrenos vírgenes, el desarrollo agrícola y la caza excesiva. En general, los armadillos son comestibles y su sabor es parecido al del pollo. El gigante es muy apreciado, en parte por su gran tamaño, y es perseguido tenazmente por las poblaciones locales cuyas necesidades proteínicas no siempre están bien cubiertas. Así, la especie todavía es abundante en los territorios relativamente ricos del SO de Brasil y de las Guayanas, pero ha desaparecido en torno a los asentamientos humanos de Perú.

Otra especie cuyos efectivos han disminuido drásticamente es el pichiciego menor (Chlamyphorus truncatus), el armadillo más pequeño, que habita en la zona central de Argentina. La destrucción de su habitat en aras de la agricultura es el principal problema, pera también es importante la depredación ejercida por los perros domésticos. El pichiciego mayor (Chlamyphorus retusus) se encuentra asimismo en una delicada situación.

extinción de especies animales

Artículos relacionados

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.